Detalles del concierto de Ricardo Arjona en el Auditorio Nacional, México 2015

Ricardo Arjona en el Auditorio

El cantautor guatemalteco Ricardo Arjona, quien forjó su carrera en este país a mediados de la década de los 80, cautivó al público mediante un espectacular concierto que presentó como parte de su gira internacional “Viaje tour 2015“.

El llamado “Gigante Guatemalteco” no escatimó en gastos de producción, ya que ante casi 10 mil personas mostró un espectáculo en el que no sólo prevalecieron las pantallas gigantes de led que proyectaron diversas imágenes y videos en alta definición que proporcionaron efectos en 3D.

También sorprendió con una fastuosa escenografía de dos pisos que simulaba una vieja estación de tren y en la que había maletas por doquier, así como bancas sobre las cuales se sentaban sus músicos a la espera de la siguiente salida.

Asimismo, había peculiares bicicletas con cuatro ruedas, un taxi y sobre todo, los vagones de un tren sobre rieles que se dirigían a varias ciudades de diversos países.

En el Auditorio Nacional de la capital mexicana, durante poco más de dos horas de “show”, Arjona interpretó casi 30 temas de su repertorio conformado por 13 discos de estudio. Hizo tres cambios de vestuario y en todo momento se mostró amable y cariñoso con sus seguidores, en su mayoría mujeres.

Platicó en varias ocasiones y aunque tres veces se despidió, ante la solicitud de un tema más, regresó al escenario paras seguir complaciendo a sus fervientes fans.

“A la luna en bicicleta” fue la canción con la que abrió, después vinieron “El problema”, “Acompáñame a estar solo”, “Dime que no” y “Cuándo”, esta última de su disco “Galería caribe” (2000).

Sentado sobre una vieja maleta hizo una pausa para contemplar a su público, que para entonces ya le lanzaba todo tipo de piropos, incluso, diversas mujeres llamaron su atención con gritos y movimientos sensuales.

México, muchas gracias. De más está decir lo que ya saben, que se les quiere mucho, se les quiere bien. Que es mi segunda tierra, que estuve aquí por mucho tiempo y que ustedes son culpables de la mayoría de las canciones que se conocen. Que este viaje es nuestro y que lo poco que queda de mí es todo de ustedes esta noche.”

“Hagamos que valgan la pena las filas y el esfuerzo, que cuando salgan por esa puerta vayan incluso un poco aburridos de este que les está hablando“, expresó a manera de bienvenida para luego entregar “Sin ti sin mí” y “Desnuda”, con el acompañamiento de 10 músicos provenientes de Puerto Rico, Cuba y México, entre ellos, una corista.

Vestido de negro, con gabardina, chaleco y sombrero, el guatemalteco compartió “Invertebrado” y después habló de un experimento para presentar su tema “Piel pecado”.

“La vez pasada calculamos cuánto tiempo llevaban las personas que andan sentadas por ahí tan sólo por ver la distancia que hay entre uno y otro. Si ustedes van a un parque y ven a una pareja así como nosotros (con su corista), por la distancia de sus cuerpos pensarían que llevan como cuatro años juntos, pero si estuviéramos empezando hace 15 días, esas manos estarían en otro lado”

Y así, sentado sobre un vagón del tren compartió la que denomina como “la canción triste de las parejas aparentemente felices”. Acto seguido interpretó “Carvernícolas” y conduciendo un taxi tipo volkswagen del año 68, con dos músicos a bordo, emocionó con “Historia de taxi”.

De aspecto jovial, con un “look” de barba de candado, el cantautor de 51 años relató que había pensado en sacar de su repertorio el éxito “Señora de las cuatro décadas”, pues se la escribió a una mujer que de niño le afectó.

“Nunca le pude dirigir la palabra, lo cierto es que vive en un bar de la Zona Rosa (Ciudad de México) y le escribí esta canción que se convirtió en acontecimiento, aunque nunca pensé en grabarla.”

“Pensé en no incluirla más porque esta señora debe estar cumpliendo unos 95 años y yo me sentía un poco incómodo con la frase: ‘de este 10 años menor’”, explicó y así, preguntó qué mujer del público era la amalgama perfecta entre experiencia y juventud.”

Desde los palcos gritaba una que portaba un cartel con la leyenda: “Aquí está tu señora de las cuatro décadas” y Arjona le pidió que bajara para acompañarlo en el escenario, pero antes una chica burló la seguridad y subió a darle un beso que él correspondió con un abrazo.

A la primera, de nombre Laura, la sentó en un sillón y luego sobre sus piernas. Ya a la mitad de su espectáculo interpretó “Si el norte fuera el sur”, mientras que en la pantalla se proyectaban imágenes de “El Chapulín Colorado”, Paris Hilton, Elvis Presley y “Cantinflas”.

También de Rigoberta Menchú, Barack Obama, Michael Jackson, el Che Guevara y “Don Ramón”. Así como las banderas de diversos países de Centro y Sudamérica, y Estados Unidos.

“Cómo duele”, “El amor”, “Te conozco”, “Tarde” (sin daños a terceros)”, “Lo poco que tengo” y “Te quiero” fueron coreados de principio a fin por la gente, lo mismo que “Apnea”, de su más reciente disco “Viaje” y para la cual cayeron burbujas desde el techo.

Arjona, quien durante su concierto tocó el piano y las guitarras eléctrica y acústica, también complació con “Fuiste tú” a dueto con su corista, ella sentada sobre una cama.

Luego vino su primera despedida, pero las casi 10 mil almas aún no estaban satisfechas y aclamaban por un tema más, así que los aplausos de insistencia lo hicieron volver y proponiendo olvidarse un poco de la parafernalia de la producción, se puso a cantar como cuando empezó, con un micrófono y una guitarra.

Así continuó el set acústico conformado por las melodías que la gente le iba pidiendo: “Me enseñaste”, “Tu reputación”, “A ti”, “Quién diría” y “Realmente no estoy tan solo”.

Intentó irse de nuevo, pero de nuevo volvió, y ya con playera negra y gorro en la cabeza compartió “Minutos” y bajó de un elevador. Entonces se escuchó que un tren arrancaba su camino hasta que una voz femenina interrumpió el sonido para decir:

“El tren demorará unos minutos si usted lo solicita”. Sus fans gritaron en señal afirmativa y el también conocido como “Animal Nocturno”, ahora con playera blanca y corriendo de un extremo a otro del escenario, cerró con broche de oro con el primer éxito de su carrera “Mujeres”.

La noche de este viernes Ricardo Arjona ofrecerá un segundo concierto en el recinto de Paseo de la Reforma, en la Ciudad de México.