Cuando Game of Thrones nos rompió el corazón

Game of Thrones nos ha dado muchas esperanzas (de vivir) cuando nos enteramos que ya casi se acerca una temporada o cuando estamos muy cerca al próximo capítulo, sin embargo, durante cada temporada también nos ha roto el corazón con algunas muertes y situaciones que nos han hecho derramar verdaderas lágrimas.

 

La muerte de Ned Stark

La muerte de Ned Stark marcó drásticamente el antes y el después de toda la familia Stark. La muerte de este personaje nos dolió no solo por la conmoción de Sansa si no que conocía muchos secretos con los cuales podía acabar con los Lannisters.

La muerte de Khal Drogo

Otra de las muertes que más nos entristeció fue la del amor de Daenerys. Al principio todos odiabamos a Drogo por casarse con Khaleesi en contra de su voluntad, sin embargo, después se enamoraron e hicieron tanta química que cuando murió no soportabamos la noticia de no volver a tener a Jason Momoa en la serie.

La Boda Roja

El día que marcó a Arya Stark por la muerte de su hermano Robert Stark y su madre, nos rompió en mil pedacitos. No solo porque no sabíamos en qué acabarían los niños Stark sino no esperábamos que murieran así, todos en una misma escena.

La muerte de Hodor

Uno de los momentos más recordados de la sexta temporada, y probablemente de toda la serie es cuando Hodor muere para salvar a Bran y Meera del ataque de los Caminantes Blancos.

Su muerte fue una paradoja que reveló que el origen de su nombre, la “enfermedad” y nos dejó con las lágrimas en los ojos de forma inesperada.

El sacrificio de Shireen Baratheon

Parte del gran odio que muchos fans le tenemos a Melisandre fue por que sacrificó a la pequeña y tierna Shireen Baratheon. Más de uno, no pudimos calmar el llanto con la muerte de la única hija de Stannis Baratheon, que fue quemada viva en presencia de sus padres como sacrificio al Dios de la Luz.

La violación de Sansa

Casi todas las muertes nos rompieron el corazón, pero nada nos desgarró más el alma que la violación de Sansa por parte de Ramsay. Más de uno nos pusimos en posición fetal a llorar cuando el hijo bastardo de Roose Bolton, forzó a Sansa a tener relaciones sexuales mientras esta lloraba y le suplicaba que no lo hiciera y por si fuera poco obligó a que Theon Greyjoy viera la escena.