Cómo elaborar una mascarilla casera de carbón activado

Durante siglos el carbón activado se ha utilizado como un purificador de aire, agua y cuerpo

El carbón activado ya es una moda. Este producto cada vez se usa más tanto en tratamientos de belleza como de salud gracias a sus propiedades intrínsecas que ayudan a mejorar las funciones de nuestro cuerpo.

También conocido como “carbón vegetal“, actualmente puedes encontrarlo en diferentes formatos como, por ejemplo, en el champú, en forma de barra, pensado para los dientes o como una mascarilla para el rostro.

Aquí te diremos cómo hacer una mascarilla casera de carbón activado para que puedas disfrutar de los beneficios de este producto natural.

Propiedades del carbón activado

  • Ayuda a desintoxicar la piel: contiene elementos activos que fomenta la depuración de la piel actuando dentro de los poros y promoviendo su profunda limpieza.
  • Actúa como un desinfectante: cuando nos hacemos una mascarilla de carbón activado conseguimos eliminar las bacterias acumuladas en la dermis así como cualquier rastro de suciedad que se haya podido quedar incrustada en los poros.
  • Reduce los poros: otro de los motivos por los que este tipo de carbón se usa tanto en las rutinas de belleza es porque actúa directamente en el poro haciendo que se reduzca su tamaño debido a que lo limpia y desinfecta de forma profunda.

Ahora vamos a contarte ya cómo hacer una mascarilla casera de carbón activado:

  • 1 cápsula de carbón vegetal (disponible en cualquier tienda de productos naturales o farmacia)
  • 1 cucharada de leche desnatada
  • 1 sobre de gelatina sin sabor

Para hacer esta mascarilla, lo primero que es añadir el sobre de gelatina en un recipiente apto para el microondas y vierte la leche.

Mételo durante unos 15 segundos hasta que veas que la mezcla empieza a tener la textura gelatinosa que estamos buscando. Cuando esté, abra la cápsula y vierte el contenido en el recipiente, remueve con un cuchara hasta que todos los ingredientes estén unidos.

Ahora tendrás que dejar que se enfríe un poco para que no te queme al entrar en contacto con la piel. En cuanto esté en una óptima temperatura, tendrás que aplicarte la mezcla por todo el rostro exceptuando el contorno de labios y de ojos.

Deja que actúe 20 minutos y, luego, enjuaga con agua tibia.