¿Cada cuándo limpias tu refrigerador? ¡Ojo con eso!

El refrigerador es el sitio al que confiamos nuestra comida, por eso es vital mantenerlo limpio para evitar enfermedades. Una mala limpieza de este electrodoméstico puede dar lugar a la formación del asqueroso moho, así que aquí te damos unos tips para desinfectarlo.

Empecemos por retirar todo lo que has guardado en tu refrigerador, revisar la caducidad de cada producto y desechar los que están en malas condiciones. Si logras hacerte el hábito de limpiarlo una vez cada 15 días, cada limpieza te llevará menos tiempo.

Busca una esponja, un paño de cocina, detergente para platos sin aroma, agua y una cubeta. Antes de iniciar con la limpieza, desconecta el refrigerador. Despreocúpate por la conservación de los alimentos porque sólo estarán fuera algunos minutos, y si tienes alimentos congelados, no se deshielan porque los retires media hora del frío.

Quita las hornillas y los cajones de la carne y las verduras, lávalas con suficiente agua y ponlas a escurrir. Prepara una solución jabonosa para limpiar en una cubeta con agua y unas gotas de detergente; sumerge la esponja, escúrrela un poco y comienza a tallar con ella las paredes internas del refrigerador. Enjuaga y repite el proceso, en especial donde haya manchas o pegotes, y finalmente seca con el paño.

Si tu refri tiene estantes fijos, puedes utilizar la esponja para tallarlos: enjuaga y sécalos con el paño de cocina. Si son removibles será más práctico lavarlos con el agua jabonosa dentro del fregadero de la cocina y enjuagarlos allí. Seca todo perfectamente y sigue con la superficie exterior pasando la esponja y limpiando por zonas.

Por último, coloca un recipiente pequeño con tres cucharadas de bicarbonato para evitar malos olores. El café molido también es una opción para absorber los aromas de cebolla y demás verduras que reunimos en el refrigerador.