El dolor puede aliviarse con el roce de quien amas, ¡así de cursi!

Y no estamos hablando solo del dolor emocional, nos referimos de hecho al dolor físico

Todo este tema es realmente cursi pero de forma sorprendente también está avalado por la ciencia. Resulta que en parejas con mucha empatía, las caricias son verdaderos analgésicos. El dolor se alivia con el roce de quien amas, qué medicamento ni que nada.

Según el estudio de la Universidad de California, en aquellas parejas con más empatía, las mujeres disminuyeron sus síntomas de dolor cuando su pareja las apapachó.

Los investigadores midieron la actividad neuronal y las reacciones cardiorespiratorias de cada pareja. Los estudiosos revelaron que las parejas enamoradas sincronizaban su ritmo cardíaco y su respiración, con solo sentarse juntos y en silencio en una misma habitación e incluso al dormir.

El experimento se realizó con 22 parejas, donde el sexo femenino sentía cierto grado de dolor físico y donde sus contrapartes masculinas las tocaban para mostrar un apoyo emocional.

Si es que el amor no lo puede todo, puede incluso en el alivio de enfermedades crónicas. Aunque usted no lo crea.

Y si el simple roce de la persona amada puede hacer tanto, vamos al siguiente nivel. Besar es un acto que libera endorfinas y hormonas como la dopamina y la oxitocina y aumenta el cariño y la ternura.

El beso es el gesto de cariño más utilizado entre las personas, “aunque no es exclusivo de los humanos. En la cadena filogenética encontramos desde chimpancés y elefantes que se besan, hasta pájaros que rozan sus picos” afirma la doctora Marina Sangonzalo, psicóloga de Hospital Quirón Valencia.

Besar es un poderoso mecanismo de adaptación, pero además de ayudarnos a sobrevivir como especie, el simple roce de los labios de la persona que amas provoca una reacción en cadena.

Un beso mitiga el dolor y refuerza nuestro sistema inmunitario.  Nos vincula con nuestros iguales, nos une a nuestra familia y nos hace sentir íntimamente próximos a nuestra pareja.