Escoliosis: un problema muy común en las mujeres

La escoliosis puede ser aún más problemática y dolorosa por culpa de la menopausia y la osteoporosis.

La escoliosis es una curvatura anormal de la columna vertebral. En la columna, hay algunas curvas que son normales, o fisiológicas, y otras que no lo son. En las regiones cervical y lumbar, la lordosis o una curva hacia el interior es normal.

En la columna dorsal, la cifosis o una curva hacia el exterior es normal. Estas curvas de la columna se producen de adelante hacia atrás. La escoliosis consiste en una torsión o rotación de la curva de la columna vertebral resultando una curva que aparece como una “C” o “S”.

En realidad, un buen porcentaje de la población muestra algún tipo de escoliosis como resultado de un lento proceso de osteoporosis.

Son las mujeres quienes, alcanzada ya la menopausia, experimentan torsiones o rotaciones de la curva de la columna vertebral, este problema se diagnostica tanto por el examen físico como por los rayos-x.

La evaluación visual de la columna vertebral se hace pidiendo al paciente que se incline para tocar con sus dedos de las manos los pies sin doblar las rodillas. Se verá una torsión de la columna vertebral o la rotación de las costillas.

Hay una gran variedad de aparatos ortopédicos utilizados en función del tipo de curvatura. El propósito de estos aparatos ortopédicos es mantener la curvatura para que no empeore a medida que crecen.

Al inicio, esa leve deformidad no da excesivas pistas. Hay quien suele pensar que es un simple problema de los ligamentos.

Sin embargo, poco a poco podemos experimentar entumecimiento, punzadas en la espalda media baja, adormecimiento en las manos o las piernas…

  • Es común sentir un gran cansancio.
  • A veces nos cuesta respirar.
  • El dolor es más intenso por las mañanas y cuando no estamos sentados, es decir, en reposo la sintomatología se agrava.
  • Si el ángulo de curvatura ha progresado más allá de 40 grados, generalmente se recomienda la cirugía de escoliosis.
  • La cirugía consiste en la colocación de tornillos, varillas, alambres, y los injertos de hueso para ayudar a fusionar y reducir al mínimo la curvatura de la columna.
  • Las complicaciones pueden ser variadas que requieren la comunicación completa y seguimiento con el cirujano.
  • La actividad se limita generalmente durante los primeros seis meses, y la curación completa puede llegar hasta 2 años.