Frases célebres de Jane Austen

Frases célebres de Jane Austen

Su influencia sigue vigente hasta hoy en día, descubre las mejores frases célebres de Jane Austen.

Jane Austen fue una novelista británica cuyas obras literarias influyen en el desarrollo personal de las mujeres hoy en día. La sensibilidad romántica, los mensajes instructivos y el uso de valores y principios en sus obras, hacen que sus lecturas sean aptas para todo tipo de personas. Para recordarla te dejamos sus frases más sobresalientes, incluso las que encuentras en sus libros.

  • Que nadie presuma de saber traducir los sentimientos de una mujer joven al obtener la seguridad de un amor para el que apenas se atrevía a guardar una esperanza”
  • “Es una verdad universalmente conocida que un hombre soltero poseedor de una gran fortuna necesita una esposa.”
  • “Pero mientras la gente se deje arrastrar por su imaginación para formarse juicios errados sobre nuestra conducta y la califique basándose en meras apariencias, nuestra felicidad estará siempre a merced del azar.”
  • “Nada es más engañoso que la apariencia de humildad. Normalmente no es otra cosa que falta de opinión, y a veces es una forma indirecta de vanagloriarse.”
  • “Cuanto más sé del mundo, más estoy convencida de que nunca veré un hombre a quien realmente pueda amar.”
  • “Una mitad del mundo no puede entender los placeres de la otra mitad.”
  • “Sólo estoy dispuesta a actuar de la manera más acorde, en mi opinión, con mi futura felicidad, sin tener en cuenta lo que usted o cualquier otra persona igualmente ajena a mí, piense.”
  • “A veces uno se deja guiar por lo que las personas dicen de sí mismas, y muy a menudo por lo que otras dicen de ellas, sin darse tiempo para deliberar y discernir.”
  • “No es el tiempo ni la ocasión los que determinan la intimidad: es sólo el carácter, la disposición de las personas.”
  • “Los que no se quejan nunca son compadecidos.”
  • “Hay personas, que cuanto más haces por ellos, menos harán por ellos mismos.”
  • “Ser aficionado a bailar era cierto paso hacia enamorarse.”
  • La vanidad y orgullo son cosas diferentes, aunque las palabras se usan de forma sinónima a menudo. Una persona puede ser orgullosa sin ser vanidosa. El orgullo se relaciona  más con nuestra opinión de nosotros mismos: la vanidad, con lo que nos gustaría que otros pensasen de nosotros.”
  • No hay distancias cuando se tiene un motivo.”
  • “Mi idea de buena compañía es la compañía de gente inteligente, bien informada que tienen una gran conversación; eso es lo que yo llamo buena compañía.”
  • No hay encanto igual a la ternura de corazón.”