Cómo suavizar los talones duros y agrietados

Muchas veces damos más atención a otras partes del cuerpo que a los pies.

Unos talones duros y agrietados se ven feos y son un signo de la falta de hidratación que sufre la piel de esa zona, aunque en otras ocasiones también pueden ser fruto de cuestiones de salud.

Aunque, por lo general, el agrietamiento de los talones afecta a la capa más superficial de la piel, también hay veces que se ven comprometidas las capas más internas y es cuando pueden aparecer molestias y dolores.

Los talones duros y agrietados pueden deber a múltiples factores, pero entre sus causas más comunes encontramos las que detallamos a continuación:

  • Permanecer de pie durante mucho tiempo o someter a los pies a una actividad excesiva.
  • No hidratar y humectar la piel de los pies de forma regular.
  • Llevar calzado de suela dura o zapatos que sean abiertos por la parte trasera, pues estos últimos favorecen que la grasa que hay en la zona se vaya expandiendo de un lado hacia el otro y esto aumenta las posibilidades de que aparezcan grietas.
  • Tener sobrepeso.
  • Exponer los pies constantemente al agua, pues esta puede provocar que la piel pierda gran parte de sus aceites naturales y, por ende, se reseque.
  • Padecer de determinadas afecciones como de pie de atleta, psoriasis, dermatitis, problemas de tiroides, diabetes, etc.

Estos son algunos remedios caseros para suavizar los talones duros y agrietados:

1. La cebolla tiene propiedades suavizantes. Utiliza la mitad de una cebolla, al cual pondrás encima una cucharada de sal y con el líquido que sale frota tus talones por diez minutos. Enjuaga con shampoo de cabello. Realiza este truco tres veces por semana.

2. La infusión de menta será muy eficaz para curar y reparar esos talones duros y rajados. Aplica la infusión de menta tibia, sobre tus talones y con la ayuda de una piedra pómez suaviza tus talones.

3. El aceite de oliva también repara y suaviza tus talones. Empapa un algodón con el aceite de oliva y frota los talones agrietados por diez minutos. Luego, frota media tapa de limón y deja actuar otros 10 minutos.

4. Un tip casero rápido y efectivo para suavizar los talones secos y duros, es la manteca de cacao. Frota en todo tu pie el cacao antes de irte a dormir y cubre con bolsas plásticas tus pies.

5. Aplica a tus talones secos una mascarilla de aguacate con yogurt natural. Cubre tus pies con una bolsa plástica dejando reposar media hora. Finalmente enjuaga con agua tibia.