Hacer ejercicio por la mañana. ¿Por qué es bueno?

Según expertos el ejercicio físico matutino es mejor.

Hacer ejercicio por la mañana ayuda a regular la función pulmonar, el ritmo corporal y los niveles hormonales indican expertos.

Esto debido a que el metabolismo del cuerpo inicia la quema de calorías y se mantiene así durante el resto de día, lo que ayuda a perder mayor peso.

Según los autores, el trabajo demuestra que realizar algún ejercicio no solo supone un gasto de energía, “sino que también modula cómo responde nuestro cerebro ante la comida”.

Asimismo, hacer ejercicios en las mañanas libera endorfinas, así empiezas el día liberándolas.

Agudiza tu inteligencia y te da energía. Hacer ejercicio activa tu organismo de inmediato y, aunque pueda generar cierta fatiga, proporciona una prolongada sensación energizante.

Ayuda tu sistema endocrino. Cuando hacemos ejercicio todos los días a la misma hora, nuestro cuerpo comienza a regularse y ayuda a nuestro reloj biológico.

Hacer deporte de manera regular ayuda a mejorar la calidad del sueño, por lo que quizá no necesitemos pasar tanto tiempo en la cama dando vuelta. Y podamos destinar ese tiempo a levantarnos un poco antes para hacer ejercicio.

Además la contaminación atmosférica es más baja en la mañana, lo que beneficia tu salud pulmonar y reduce el riesgo de enfermedades respiratorias.

Te sentirás menos estresado en el trabajo, según estudios científicos, las personas que hacen ejercicio con regularidad se sienten con más energía en el trabajo y pueden aguantar más horas sin experimentar fatiga.

Después de haber empezado el día con semejante buen pie, la comida sana te resultará mucho más apetecible.