Semilla de zapote trae muchos beneficios para tu cabello

En Centroamérica, el aceite que se extrae de la semilla del zapote se usa como tónico para la piel o para favorecer el crecimiento del cabello con vigor.

El zapote, es un árbol es originario de las zonas tropicales de México, América del Sur y América Central, llevado por los españoles a Filipinas y de ahí al Extremo Oriente.

El árbol es de más de 40 metros de altura, de crecimiento rápido, el fruto contiene unas semillas muy beneficiosas para piel y cabello. La semilla de zapote tiene una amplia gama de vitaminas, minerales y antioxidantes que lo convierte en una opción increíble para un cabello sano y brillante.

El resultado de usar semilla de zapote será un pelo mucho más brillante, con aspecto muy saludable y fácil de desenredar. Además se previene la rotura de las puntas, ya que el cabello está nutrido desde la raíz hasta las puntas. También ayuda de una manera considerable a estimular el crecimiento del pelo, gracias a todos los nutrientes que incorpora.

Además se puede destacar su acción contra las canas, ya que si se aplica semilla de zapote con regularidad se puede disminuir su aparición, pudiendo renunciar al uso de tintes que dañan todavía más el pelo.

Remedio con zapote para el crecimiento del cabello:  Mezclar 3 gotas de aceite de semilla de zapote y 3 de aceite de ricino y masajear, con esta preparación, el cuero cabelludo a diario.

Remedio con zapote contra la caída del cabello: Pulverizar  3 granos pulverizados de semilla de zapote y mezclar con 10 oz de aceite de ricino.  Aplicar, mediante masajes, sobre el cuero cabelludo todos los días.  Este remedio resulta más eficaz para detener la caída del cabello causada por dermatitis seborreica o seborrea.

La cantidad de semillas de zapote a utilizar dependerá de la cantidad cabello que poseas, puedes también extraer una buena cantidad y almacenar para la próxima vez.

Recuerda que la constancia y la persistencia de este tratamiento es lo que te dará los resultados que tu cabello necesita para recuperar los nutrientes perdidos con el paso del tiempo.