¿Te sientes hinchada? Te damos algunos remedios caseros

Puedes combatir esta sensación con remedios caseros y algunos tips naturales.

Si de repente te sientes hinchada y con muchos gases, puede ser desde intolerancia a ciertos alimentos hasta alergias estomacales provocadas por ingredientes que te irritan las mucosas o, en otros casos, por problemas para digerir la comida.

Te diremos cómo reducir los gases y la inflamación a través del cambio de los hábitos en la dieta y algunos remedios caseros contra ello.

Té de Menta

La menta, es excelente para aliviar los dolores de estómago y facilita la eliminación de gases.

Esta planta aromática, también conocido como yerbabuena, contiene mentol, lo que ayuda a tratar los espasmos musculares del tracto digestivo.

Además, te ayuda a combatir los nervios y la ansiedad.

Ingredientes:  Hojas de menta, y agua caliente.
Procedimiento: Coloca en una taza una cucharadita de hojas de menta, agrega agua caliente y déjalo reposar entre 10-15 minutos.

Té de jengibre

Esta raíz de origen oriental contiene compuestos químicos que descongestionan el tracto intestinal y disipan cualquier gas que se encuentre atrapado. Además, actúa como antinflamatorio.

 

Ingredientes: Raíz de jengibre fresca, un rallador, agua caliente, zumo de limón y miel.
Preparación: Ralla la raíz de jengibre, ponlos en una taza y luego agrégale agua caliente, tápalo, y deja reposar por 10 minutos. Toma una taza para acabar con los gases y la hinchazón.

Cilantro

El cilantro te ayuda con la digestión y es súper efectivo para aliviar el reflujo estomacal. También tiene propiedades diuréticas.

 

Ingredientes: Una cucharadita de hojas de cilantro y agua caliente.
Preparación: Coloca las hojas de cilantro dentro de una taza de agua hirviendo, déjalo reposar por 10 minutos.

Té de Manzanilla

La manzanilla combate el reflujo gástrico y acaba con la indigestión. Tiene propiedades antiinflamatorias, antialérgicas, antibacterianas y sedantes.

 

Ingredientes: Flores de manzanilla, agua caliente, miel y zumo de limón.
Preparación: Agrega agua caliente al té. También puedes colocarle un poco de miel y zumo de limón al gusto.