12 gasolineras son suspendidas por venta de combustible robado

La confirmación de la suspensión ha sido oficial por parte del SAT.

Son 12 gasolineras en Puebla las que han sido suspendidas debido a que podrían estar comercializando combustible robado; la mayoría de las estaciones de servicio se encuentran ubicadas en la región que es conocida como el “triángulo rojo”, esto por ser el epicentro del robo de combustible a PEMEX.

El jefe del Servicio de Administración Tributaria (SAT), Osvaldo Santín Quiroz, ha explicado que a nivel nacional se han suspendido 27 estaciones, por lo que en Puebla se concentra el 44% de gasolineras paralizadas a lo largo del país.

Se presume la venta de gasolina de manera ilegal debido a que las estaciones presentaron inconsistencias fiscales y de controles volumétricos, los cuales no coinciden con los controles que envía Petróleos Mexicanos (Pemex) al SAT, según lo ha informado el funcionario federal este miércoles de visita en Puebla.

Santín Quiroz detalló que la Procuraduría General de la República (PGR), se encuentra llevando a cabo las investigaciones pertinentes y valorando los elementos para determinar si existe algún delito, principalmente en las estaciones de servicio ubicadas dentro del “triángulo rojo”, que es conformado por los municipios de Acatzingo, Quecholac, Tepeaca, Tecamachalco y Palmar de Bravo.

Se indicó también que en caso de que sea comprobada la venta ilegal de combustible robado, los propietarios de las gasolineras serían acreedores a sanciones que pueden ir desde la cancelación del contrato por una franquicia con Pemex, multas económicas por el incumplimiento de pagos de impuestos y procedimientos penales en el caso de corroborar el robo de combustible.

Además de las 12 gasolineras que ya fueron suspendidas por parte del SAT, existen otras cinco que actualmente han sido clausuradas por la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), agregó el funcionario que acudió a Puebla a inaugurar la primera oficina de atención virtual de la entidad.

A finales del mes pasado fue ejecutado un programa para detectar la venta de combustible robado en la entidad, lo cual llevó a la clausura de las cinco estaciones de carga antes mencionadas.