Chilenos crean máquina que transforma por condensación el aire en agua a bajo costo

Noticias-insolito-chile-crea-maquina-aire-agua-bajo-costo

Un grupo de ingenieros chilenos creó el FreshWater, una máquina de uso doméstico capaz de instalarse en zonas remotas y que transforma por condensación el aire en agua a un bajo costo.

“Es una solución doméstica, esta tecnología no es que lo hayamos inventado nosotros, sino que la innovación es cambiar el esquema de cómo producir agua de manera simple para llevarla a zonas remotas y costo social de poco más de 300 dólares”, indicó Héctor Pino, director ejecutivo y uno de los inventores de FreshWater.

Y agregó: “Creemos que FreshWater es una solución válida, efectiva y rápida que acaba con los paradigmas de cómo entregar agua, porque todo el mundo piensa en grandes soluciones como plantas desalinizadoras o embalses, y resulta que se han gastado miles de millones de pesos y todavía están con los mismos problemas”.

Lo que hace el FreshWater es simular el ciclo natural del agua, capturando las partículas de agua que se encuentran en la humedad relativa, formando una nube por condensación y esta nube hace llover.

“Luego pasa por un proceso de filtración, purificación y esterilización obteniendo entre 9 y 28 litros de agua diariamente, sin sodio, sin fluoruro, sin minerales pesados, químicos o conservantes”, detalló Pino, quien es ingeniero forestal de profesión.

Para funcionar, el dispositivo necesita ser conectado a una fuente eléctrica de 220 voltios, o bien a través de su propia batería o fuente solar. A medida que se va consumiendo el agua, se va llenando el sistema nuevamente.

El prototipo ya ha sido probado con éxito en zona remotas, específicamente en la región de San Pedro de Atacama, situada en uno de los desiertos más áridos del planeta. En este lugar, la máquina logró generar cerca de 9 litros diarios de agua pura con una humedad relativa de entre 25-30%.

De acuerdo a los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), aproximadamente 748 millones de personas no poseen acceso al agua potable de forma sostenida en el mundo y unos 1,800 millones más usan agua contaminada por heces.