Indígenas de Canadá y Estados Unidos se oponen a gasoductos

Indígenas de Canadá y Estados Unidos firmarán este 4 de julio el Tratado de la Alianza contra la Expansión de Arenas Bituminosas, para oponerse a la construcción de gasoductos como el Keystone XL, el Kinder Morgan’s Trans Montain y el Enbridge’s Line 3.

Las comunidades indígenas de ambos países rechazan la autorización del gobierno estadounidense a los gasoductos Keystone XL, de la petrolera canadiense TransCanada y que correrá de Alberta a Nebraska, y del Dakota Access Pipeline (DAPL), así como de dos gasoductos aprobados por el gobierno canadiense.

Este 4 de julio, día de la Independencia de Estados Unidos, el histórico tratado será firmado por representantes de la Gran Nación Siux, las Tribus Ponca, la Unión de Jefes Indios de la Columbia Británica, el Consejo Mohawk de Kanesatake, AFN Manitoba y la Nación Piikani Nation de la Confederación de los Pies Negros.

Brandon Sazue, de la Tribu Crow Creek Sioux, denunció que el gobierno del presidente estadunidense Donald Trump autorizó dos gasoductos y ahora retiró al oso grizzly de la lista de especies en peligro de extinción, lo que consideró como un “sostenido ataque contra las tierras sagradas y la cultura de las tribus”.

Las comunidades indígenas de Norteamérica denunciaron que sus lagos son amenazados por los desechos industriales y por los gasoductos que planean extender la explotación de arenas bituminosas por la provincia canadiense de Manitoba y los estados de Dakota del Norte, Minnesota y Nebraska en Estados Unidos.

Los grupos indígenas protestaron durante los festejos de los 150 años de Canadá en el Parlamento Federal de Ottawa, mientras que las tribus estadunidenses se manifestarán este martes en Rapid City, Dakota del Sur, en lo que han llamado un “reclamo de independencia” en respuesta de las políticas de Trump.

En el documento, las comunidades indígenas afirman que han protegido y gobernado sus territorios de acuerdo a sus respectivas leyes y tradiciones desde tiempos inmemorables. Definen la expansión de las arenas petroleras de Alberta como una “verdadera amenaza masiva contra todos los indígenas de la llamada Isla Tortuga (Norteamérica)”, por lo que firmarán este tratado indígena.

Concretamente, advierten que la expansión de gasoductos que transportarán petróleo pesado a las refinerías de ambos países “alimentarán catastróficamente el cambio climático”, por lo que adelantaron que colectivamente opondrán resistencia al uso de sus territorios y costas para la construcción de dichos ductos petroleros.