Te presentamos el pueblo sin autos, ni carreteras

Este pequeño pueblo holandés es conocido como “La Venecia de Holanda”.

Giethoorn es el pequeño pueblo holandés que cuenta con una tranquilidad y belleza natural que parecerían sacados de un cuento de hadas.

La vida dentro de este pequeño pueblo se desliza suavemente a lo largo de pequeños canales decorados con casas rurales con techo de paja. Si deseas bajar por una de las calles de este particular pueblo, lo debes hacer por uno de los pequeños canales por debajo de un puente de madera, es así como los residentes cruzan para poder visitar a algún vecino.

Situado en la provincia de Overijssel, el pueblo se encuentra ubicado en la gran reserva natural De Wieden.El centro de visitantes de este parque natural se convierte en un gran punto de partida para pasar un día inolvidable en la reserva de los humedales De Wieden.

Aunque tenga algunas semejanzas con Venecia, les decimos que no es así, esto gracias a la tranquilidad que envuelve a la zona, siendo a veces demasiado tranquila y remota. La tranquilidad de la zona es tanta, que el apodo adoptado de “La Venecia holandesa”, puede formar una falsa imagen de su tamaño para las personas que la quieran visitar. En este lugar, el sonido más fuerte que podrás escuchar es el de el graznido de un pato o el ruido de otras aves.

El tráfico es un concepto que no existe en la zona, y es que el pueblo se encuentra en el centro del sistema de canales de Overijssel. Este pueblo se ha convertido tan dependiente de sus recursos de agua, que algunas de las casas no se pueden visitar, si no utilizas los canales para llegar a ellas, es decir, no hay carreteras o caminos para llegar.

Los paseos en bote se convierten en una de las mayores atracciones del lugar con 90 km de rutas de canoa.

Los senderos que se ubican a los costados del lugar son ideales para los amantes de andar en bicicleta o simplemente para salir a caminar, hay una gran oferta de cafés y restaurantes.