Liberan al periodista de Al Yazira de Egipto

Peter Greste, periodista de Al Yazira, es libre

El gobierno egipcio ordenó hoy la liberación y deportación a Australia del periodista Peter Greste de la televisión Al Yazira, detenido a fines de 2013 acusado de difundir información falsa y apoyar a la Hermandada Musulmana, organización proscripta.

El periodista australiano, quien fue detenido en diciembre de 2013 junto a sus compañeros de la televisora en El Cairo Baher Mohamed y Mohamed Fahmy, fue liberado esta tarde después de que el presidente egipcio, Abdel Fatah al Sisi, aprobó la petición de deportación de Australia.

Un decreto reciente promulgado por el presidente al Sisi establece que los extranjeros condenados en Egipto pueden ser deportados para cumplir penas en sus países de origen, hecho que fue aplicado en el caso de Peter Greste.

Fuentes del Ministerio del Interior confirmaron la liberación del reportero australiano, quien trabajó también para la cadena británica BBC, e informaron que abandonó el territorio egipcio después de las 16:00 horas locales (14:00 GMT) en un vuelo comercial.

La cadena de televisión Al Yazira confirmó en su página web la liberación de su reportero detenido por 400 días en El Cairo, expresó en un comunicado su beneplácito, aunque exigió la excarcelación de sus otros dos periodistas detenidos y cuyo futuro es incierto.

“Estamos felices de que Peter y su familia puedan estar reunidos”, declaró Mostefa Souag, director general interino de Al Yazira en inglés en su declaración, en la que destacó que la televisora qatarí no cesará su lucha hasta lograr que Mohamed y Fahmy también sean liberados.

Souag recordó que los tres periodistas han tenido una prueba dura, increíble e injustificable, que han hecho frente “con una dignidad increíble”.

“No vamos a descansar hasta Baher y Mohamed también puedan recuperar su libertad. Las autoridades egipcias tienen poder para terminar esto correctamente hoy, y eso es exactamente lo que deben hacer”, destacó la declaración.

Los tres periodistas de la televisora satelital fueron detenidos en un hotel de El Cairo, desde donde transmitían, en medio de la crisis que se vivió en Egipto, tras el derrocamiento del presidente Mohammed Mursi por parte de Al Sisi, ex jefe del Ejército y actual presidente del país.