Obama veta iniciativa de oleoducto Keystone XL

Barack Obama presidente de Estados Unidos

Este martes el presidente de Estados Unidos vetó una iniciativa de ley de origen republicano; la construcción del oleoducto Keystone XL.

Barack Obama ya había advertido a los republicanos sobre sus intenciones acerca de vetar las iniciaticas de ese partido. Esta es la tercera ocasión que hace efectivo su poder de veto.

Obama no señaló de inmediato si a la larga otorgará algún permiso para el oleoducto, cuya construcción se ha convertido en un tema sensible en la controversia nacional sobre la política ambiental y el calentamiento del planeta.

En cambio, el mandatario buscó reafirmar su autoridad para tomar la decisión él mismo, en un rechazo a los legisladores republicanos que controlarán la Cámara de Representantes y el Senado el tiempo que le resta en la presidencia.

“La facultad presidencial para vetar proyectos de ley es una que me tomo en serio”, declaró Obama en un breve aviso enviado al Senado. “Pero también me tomo en serio mi responsabilidad ante el pueblo estadounidense”.

Obama vetó la iniciativa en privado sin fanfarrias, en contraste con la ceremonia televisada que los líderes republicanos del Congreso efectuaron a principios de mes cuando firmaron la medida y la enviaron al presidente.

El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, de Ohio, dijo que sus correligionarios en el legislativo “ni siquiera están cerca” de renunciar a esta lucha y censuraron el veto, al que describieron como una “vergüenza nacional”.

Debido a la decisión del mandatario, el asunto de fuerte carga política habrá de regresar al Congreso, donde los republicanos no han mostrado que puedan reunir la mayoría de dos tercios en ambas cámaras que necesitarían para anular el veto del presidente.

El senador John Hoeven de Dakota del Norte, el principal impulsor republicano de la iniciativa, dijo que sus compañeros de partido necesitan unos cuatro votos en el Senado y 11 en la Cámara de Representantes.

El veto es el primero de Obama desde que los republicanos tomaron el control del Capitolio, pero posiblemente no sea el último.

Los legisladores republicanos preparan ya iniciativas para revocar las medidas de Obama sobre la ley de seguros de gastos médicos, inmigración y controles financieros, en tanto que el mandatario se ha comprometido a rechazarlas de igual manera.