Putin elogia a Trump: “No es como en TV, entiende al interlocutor, analiza”

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, afirmó que le presentó a su colega estadunidense Donald Trump los argumentos pertinentes para convencerlo de que Moscú nunca tuvo injerencia en los pasados comicios en ese país.

Putin, quien celebró su primera reunión cara a cara con el presidente Donald Trump en el marco de la Cumbre del Grupo de los 20 (G20) que se celebró en Hamburgo, destacó que su conversación podría ser un modelo para mejorar los lazos entre los dos países.

Putin reconoció que mantuvieron una larga discusión sobre las acusaciones de la supuesta interferencia rusa en las elecciones del año pasado en Estados Unidos, en las cuales Trump salió electo presidente, venciendo a la favorita Hillary Clinton.

“Hizo muchas preguntas sobre el tema, traté de responder a todas. Me parece que ha tomado nota de eso y está de acuerdo, pero es mejor preguntarle sobre su posición”, afirmó el presidente ruso.

Putin puntualizó este sábado que sus respuestas fueron detalladas, pero no reveló detalles de su intercambio con Trump, al sostener que la conversación era confidencial.

“Me hizo preguntas, le respondí, y me pareció que estaba satisfecho con las respuestas”, apuntó el mandatario ruso.

Putin también elogió a Trump como un negociador fuerte que rápidamente entiende varios temas y “en cuanto a las relaciones a nivel personal, creo que hemos establecido un buen contacto”, dijo Putin.

“La personalidad televisiva de Trump difiere radicalmente del hombre real, es una persona muy directa, entiende exactamente lo que dice su interlocutor, rápidamente analiza y responde a preguntas o nuevos elementos de la discusión”, aclaró.

El líder ruso apuntó que sus conversaciones con Trump ofrecieron un modelo para reconstruir los lazos Rusia-Estados Unidos, que se han desplomado tras la crisis de Ucrania, la guerra en Siria y otras disputas.

En particular, elogió el acuerdo entre Estados Unidos y Rusia sobre un alto el fuego en el suroeste de Siria, anunciado el viernes, como un paso hacia el fin de las hostilidades.